CUQUIS HERNÁNDEZ | NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ | NTRZACATECAS.COM

CHICAGO. A poco más de un año de asumir el cargo, por segunda ocasión, como presidente de la Federación de Clubes Unidos Zacatecanos en Illinois (FCUZI), Rosalva Ruiz reconoció que el reto más grande al que se enfrenta esta vez, es mantener unida a la membresía, ya que la unidad es primordial para que la organización, segunda más importante en Estados Unidos, siga avanzando.

“Eso para mí es la importancia de estar organizado, unido, no específicamente para realizar obras [mediante el 2×1], sino que el reto es mantener a los agremiados unidos y bien afianzados a la federación, para afrontar los múltiples compromisos que cada año se presentan”.

Y es que, reconoció que hubo mucha desilusión, luego de que el gobierno federal diluyera el Programa 3×1 para Migrantes.

Recordó que la gente se acerca a una federación por los beneficios que puede lograr, “pero también se va cuando no los ve, y así, cómo los retienes, por tanto, ese fue un reto y seguirá siéndolo, mantener a los clubes unidos”.

La presidente de la FCUZI recordó que actualmente están integrados a la organización 20 clubes, que son menos de los que se unieron al inicio, pues entonces habrían alrededor de 28; sin embargo, “se ha trabajado fuerte para alentarlos a seguir para trabajar (sic) por un fin común”.

Recordó que de la federación que ahora preside, hace unos años se separaron algunos clubes que conformaron la segunda Federación Zacatecas sin Fronteras en Illinois, y derivada de ésta se creó una tercera.

No obstante, afirmó: “esta organización, la primera creada en 1996, sigue siendo la segunda más importante de Estados Unidos y, aunque en esos años también fue un reto, pues a ella como otros paisanos le tocó cimentar las bases legales con las que lograron que ahora “sea muy sólida”, tras el aprendizaje que les dejó la fundación, como cumplir los requisitos del gobierno federal, de la ciudad, del condado y del Consulado de México, amén de crear las reglas internas”.

“Fue un reto para nosotros porque era algo desconocido, ahora lo es, después de poco más de 20 años, mantenerse unidos”.

“El estatus de la Federación es que sus actividades se realizan sin fines de lucro, por tanto, los gastos de operación también son muy altos, y son los integrantes quienes deben costearlos”.

Tan sólo el edificio que ocupa el Centro Cultural, que fue adquirido cuando Rosalva Ruiz fue presidente la primera ocasión, necesita para su manutención un promedio de 68 mil dólares, eso, independientemente de la recaudación que los clubes realizan para promover proyectos de beneficio para sus localidades de origen.

Por tanto, como directiva se dedican a buscar benefactores que por fortuna, resaltó, son muchos, “esa responsabilidad es de todos los agremiados”.

En cuanto a ella, como líder actual, pero también como integrante de la Federación, “el hecho de simplemente estar organizada es algo muy esencial e importante en su vida; “creo que muchos en las organizaciones, si queremos ser fuertes, tenemos que estar unidos”.

Y no solamente porque se busque el beneficio personal pues como ejemplo ella, ya no tiene parientes en Monte Escobedo, de donde es originaria, y no por ello no deja de buscar el bien común.

Recordó que desde la Federación de Illinois nació el programa Corazón de Plata, que se ha convertido en un parteaguas para los migrantes de otros estados de la República, para quienes una vez más los zacatecanos fueron ejemplo.

“Mi idea de estar organizada [por tanto], es que la gente que de verdad necesite del beneficio” que le puede dar estar integrado a una Federación de ese peso jurídico, “que la gente que lo requiera tenga un lugar a dónde recurrir, que tengan la facilidad de que sus necesidades encuentren solución; eso para mí es la importancia de estar organizado”, no específicamente para realizar alguna obra ni buscar un objetivo personal; “ese es el reto que ahora encontramos, cómo mantener la membresía, que los agremiados se mantengan unidos a la federación”.

Para los próximos meses, la meta será dejar una agrupación en un estado económico solvente que no es tarea sencilla; pero, consideró, “vamos por buen camino”, puesto que tienen buenos benefactores. Además, para solventar los gastos de operación el edificio del Centro Cultural se renta, siempre y cuando el calendario no se empate con las prioridades de los clubes.

Foto archivo tomada de Facebook


Los comentarios están cerrados.