Manuel Ibarra Santos
Manuel Ibarra Santos

David Monreal, el futuro gobierno y la entrega-recepción

 

Con la formalización, este pasado lunes 19 de julio, del comité de entrega-recepción, como lo mandata la Ley, el gobernador electo, David Monreal, dio un paso adicional en el proceso de transición para asumir el liderazgo del Poder Ejecutivo Estatal, el próximo 12 de septiembre, y plantear a la sociedad un renovado paradigma de administración pública que promueva el cambio y la transformación de Zacatecas.

La asignación que hizo David Monreal de sus representantes en el Comité de Recepción de la administración, reunen requisitos de un perfil profesional, racionalmente especializado.

Ésa es una buena señal para la sociedad, que elimina cualquier riesgo de improvisación y partidización de la administración pública. Elizabeth López, Silvia Saavedra y todo el equipo hará un buen trabajo, por su experiencia y preparación académica.

Éste es otro mensaje positivo que manda David Monreal, en su interés de promover el desarrollo a través de un modelo de administración pública moderno, sustentado en perfiles de desempeño, en procesos de evaluación rigurosos y fundado en el principio de innovación.

El gobernador electo reconoce que es importante formular un paradigma de administración pública apalancado en la innovación, como lo demandan los actuales tiempos de cambios radicales.

La tesis a favor de promover la innovación como instrumento del cambio en la entidad, está presente en todos los discursos de David Monreal, así como en su libro Zacatecas, una Esperanza.

Está claro que David Monreal ha delineado en su programa de gobierno, un paradigma de administración público eficaz, que sea el factor detonante del desarrollo, no un obstáculo para producir prosperidad y menos que sólo se quede en los límites de administrar la pobreza, para tramitar los requerimientos de los intereses de la alta burocracia.

Un modelo de administración pública eficiente, como condición sine qua non, deberá trazarse como objetivo primordial promover el desarrollo colectivo, mantener los niveles de gobernabilidad y reducir los altos indicadores de violencia que hoy azotan a Zacatecas.

Si nos atenemos a las líneas programáticas que manejó David Monreal en campaña, entonces diríamos que se ha propuesto diseñar las claves de una administración pública que mejore y ponga en el centro, el bienestar de la población.

Y esa propuesta plantea implícitamente una modificación y cambio evidente de los fines de la administración pública en Zacatecas, que diferenciará a David Monreal de sus antecesores.

Se antoja también que el gobernador David Monreal, por estas razones, está obligado a impulsar la reforma legal de la estructura de la administración pública zacatecana, a fin de homologarla con el esquema operativo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Toda administración pública eficaz debiera buscar al menos cuatro fines: 1).-Promover el crecimiento económico; 2).-Fortalecer y mejorar el bienestar de la población; 3).-Consolidar el principio de gobernabilidad; y 4).-Realizar con efectividad la función de fiscalización de los recursos del pueblo.

Por lo que se ve, por las señales que ha enviado a la sociedad, David Monreal está empeñado en diseñar y en impulsar desde su gobierno una administración pública eficaz, eficiente, de calidad y sustentada en perfiles de desempeño.

 

Los modelos de

administración

Con la llegada de David Monreal al poder constitucional de Zacatecas se implementará, en consecuencia, todas las señales así lo indican, un renovado paradigma de administración pública que pondrá énfasis en la promoción del mejoramiento del bienestar de la población. Ése es uno de los grandes compromisos que se ha planteado la administración de la 4T y de su líder el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Es inequívoco que la propuesta de administración pública de David Monreal trazará horizontes de transformación y de cambio, que marcará un deslinde de los gobernantes anteriores.

En los últimos 40 años de historia en México y en Zacatecas, se ha vivido la experiencia de al menos cuatro expresiones de un mismo modelo de administración pública, vinculado al tránsito de un Estado proteccionista, a uno de corte privatizador. Un nuevo y emergente paradigma se gestó, luego, con la llegada al poder de la República, de Andrés Manuel López Obrador.

En el contexto nacional podemos mencionar cuatro etapas de ese mismo modelo de administración, de las últimas cuatro décadas: 1).-El neoliberalismo administrativo con Miguel De la Madrid; 2).-La administración privatizadora de Salinas de Gortari; 3).-La profesionalización de la gestión pública con Zedillo; y 4).-la profundización de la  estrategia privatizadora y de tras-nacionalización con Fox, Calderón y Peña Nieto.

En el plano estatal podemos destacar cinco fases: I).-El neoliberalismo administrativo de Genaro Borrego; II).-La izquierda obrerista de Arturo Romo; 3).-El avance y modernización jurídica de la administración pública con Ricardo Monreal; 4).-El foxismo administrativo de Amalia García; y 5).-La gestión gubernamental de corte privatizador de lo público, con Miguel Alonso y su sucesor.

 

Ni persecución, ni cacería

El gobernador David Monreal ha ofrecido que, en el proceso de recepción de la administración pública, no habrá persecución ni cacería, sino objetividad y racionalidad en el trabajo. Pero tampoco se tolerarán los actos de corrupción, afirmó.


Los comentarios están cerrados.