REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La Secretaria de Energía, Rocío Nahle, llegó a supervisar la obra de la refinería de Dos Bocas, donde se han suscitado protestas de trabajadores desde el martes por mejores condiciones laborales.

La funcionaria entró por la puerta 2, sitio en el que el miércoles la Policía estatal disparó balas de goma y gas lacrimógeno a los obreros que querían entrar a trabajar, lo que les fue negado porque grupo Ica Flour no les ha entregado su credencial.

Nahle entró en una camioneta Suburban blanca, entre un convoy de seis vehículos, custodiada por elementos de la Marina y de la Guardia Nacional; fue recibida en el asta bandera por una banda militar.

Mientras tanto afuera, del otro lado de la carretera Malpaso – El Bellote, en las oficinas de Ica Flour, cientos de obreros de overol anaranjado que llegaron a trabajar desde antes de las siete horas siguen esperando a que les entreguen sus credenciales.

«Queremos trabajar!» y «¡No nos dan contrato!», le gritaron algunos trabajadores desde afuera, por lo que un policía militar se aproximó detrás de la reja.

Ica Flour convocó a los empleados a asistir ho luego de tres días de que la obra fue parada, con la promesa de que así les pagaría la semana completa.

Sin embargo, una vez en la entrada, fueron divididos entre quienes tenían credencial y no. Los segundos fueron remitidos de nuevo a las oficinas de ICA a registrar sus asistencia, pero sin asegurarles su pago.


Los comentarios están cerrados.