AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

MONTERREY. Especialistas de TecSalud señalaron hoy que la lista de síntomas de una posible hepatitis aguda de origen desconocido puede ser larga, y la presencia de algunos de ellos amerita llevar al paciente a una revisión médica de inmediato.

A veces los cuadros empiezan con dolor abdominal, disminución del apetito, aumento de llanto, irritabilidad, vómito, diarrea, decaimiento, indicaron.

Sin embargo, no todos los casos resultarán en esta nueva hepatitis por el que actualmente hay una alerta a nivel global.

«Tenemos actualmente a muchos niños vomitando, por otros virus, no necesariamente por un virus de hepatitis», dijo Estrella González, gastroenteróloga pediatra.

Hay también señales claras de un posible daño al hígado.

«Los que nos marcan que hay un daño hepático son ictericia, que es la coloración amarilla de piel y ojos; acolia, coloración blanquecina o pálida de heces; y coluria que es el oscurecimiento de orina», señaló Sergio Fernández, gastroenterólogo pediatra.

Desde abril, la OMS emitió una alerta a las unidades médicas para prepararse ante el aumento de casos de menores de edad con una hepatitis que no pertenece a ningún tipo de la conocida serie de la A a la E.

Al momento todavía se investiga el origen, pero se habla de un adenovirus ligado a una cantidad importante de casos.

El infectólogo pediatra Óscar Tamez indicó que, hasta el momento, son conocidas dos grandes rutas de prevención: La vacunación para la hepatitis A y la B, esta última incluida en el esquema nacional de vacunación. La primera es una vacuna adicional que los pediatras recomiendan.

La otra ruta tiene que ver con la higiene.

«La hepatitis o cualquier virus causante es transmisible por ruta fecal oral», explicó Tamez.

«Si con las manos toco una superficie contaminada con heces de alguna persona portadora de la virus y las llevo a la boca, o a mis mucosas como labios, ojos, me puedo contagiar. La higiene de manos es una medida primordial para evitar este tipo de contagios».

A esto se suma la higiene en la preparación de alimentos, el consumo de agua purificada, evitar comidas crudas y productos del mar crudos, además de lavar bien frutas y verduras.

Hoy, la Secretaría de Salud estatal informó que de seis menores que desarrollaron hepatitis, sólo uno se encuentra hospitalizado y los demás ya están en sus domicilios.

En tres se monitorea si están relacionados con la hepatitis aguda. Dos de ellos desarrollaron adenovirus y norovirus, respectivamente, que son virus asociados, pero no confirmados, con esta variante, mientras que a uno más no se le ha determinado el diagnóstico.

Los especialistas llamaron a la población a ser críticos con la información en redes sociales y ser cuidadosos de las noticias falsas. Indicaron que hay que estar atentos, mas no alarmados, de lo que está sucediendo.

Dijeron que algunos casos han sido ligados a Covid-19, pero no hay aún evidencia de que haya una correlación. De lo que sí hay evidencia, señalaron, es que no hay relación con la vacuna para Covid-19.

«La hepatitis infantil es algo que conocemos de hace mucho tiempo», reflexionó el doctor Tamez.

«Es algo para lo cual los expertos están preparados para diagnosticar, tratar y prevenir. En este caso se trata de una inflamación para la cual todavía no se encuentra el agente. Una vez que se vislumbre este mecanismo tendremos la manera efectiva de poder atacar y prevenirlo».

Guillermina Sánchez, directora médica y de institutos de TecSalud, moderó el foro.


Los comentarios están cerrados.